Trastornos digestivos | Causas y prevención

6 Trastornos digestivos | Causas y Prevención

En TU DIETISTA | Sara Suárez atendemos frecuentemente a pacientes con diferentes Trastornos digestivos. Algunos de los síntomas mas comunes suelen ser hinchazón, dolor de estómago o intestinal, náuseas, estreñimiento o diarréa, reflujo y un largo etc. Los trastornos digestivos afectan al organismo, pero específicamente al sistema digestivo, tal como su propio nombre indica, y que influyen de distinta forma en la alimentación de cada persona.

Nos vamos a centrar en las afecciones más comunes que podemos clasificar según el tramo afectado del sistema digestivo.

  • Estómago: Helicobacter Pylori y Hernia de Hiato.
  • Intestino Delgado: Celiaquía. Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)
  • Intestino Grueso: Colitis Ulcerosa, Enfermedad Crohn,  y Síndrome de Intestino Irritable (SII).

Helicobácter Pylori

Es una bacteria que se aloja en la mucosa del estómago y puede provocar sintomatología o en cambio, no manifestar ningún síntoma. Esta bacteria actúa alterando el pH ácido de nuestro estómago neutralizando la acidez y dañando las mucosas del estómago, sin ser atacada por las células de nuestro sistema inmunológico.

Si no lo abordamos a tiempo esta bacteria puede llegar a producir:

  • Gastritis.
  • Ulceración, principalmente úlceras pépticas.

La transmisión de este trastorno digestivo se produce principalmente por vía oral-oral, oral-fecal, y por alimentos y bebidas contaminadas.

Los principales factores de riesgo del Helicobácter Pylori son:

  • Consumo de agua no potable.
  • Consumo de cultivos contaminados mediante aguas residuales.
  • Bajas condiciones de salubridad, falta de pautas correctas de higiene alimentaria.

Los síntomas más comunes del Helicobácter Pylori son:

  • Quemazón.
  • Reflujo.
  • Hinchazón.
  • Dolor de estómago.
  • Náuseas y vómitos.
  • Anemia.
  • Pérdida de peso.

Tratamiento del Helicobacter Pylori

En el tratamiento dietético para un paciente con Helicobacter Pylori debemos centrarnos en una dieta blanda o de protección gástrica, es decir, que sea de fácil digestión para minimizar las molestias y dolores asociados a la ingesta y tratamiento, así como para regenerar la microbiota y mejorar la tolerancia a ciertos alimentos.

Además se insistirá en:
  • Evitar salsas, grasas o alimentos muy grasos, fritos, alimentos muy ricos en sal o azúcares, vinagres…
  • Evitar picantes o condimentos fuertes.
  • Importancia en una buena masticación.
Helicobácter pylori | Trastornos digestivos | Causas y prevención
Imagen extraída de Freepik.

Hernia de Hiato

Es un trastorno digestivo en el que se produce un abultamiento o protusión del estómago y/o otros órganos hacia la cavidad torácica provocado por un ensanchamiento de una pequeña abertura (hiato) que existe en el diafragma.

Su origen es multifactorial y pueden deberse, entre otros factores, a un aumento de la presión abdominal y /o reducción de la presión intratorácica por obesidad, estreñimiento o un retraso en el vaciamiento estomacal.

Los síntomas más comunes de la Hernia de Hiato son:

  • Dolor y distensión abdominal.
  • Vómitos.
  • Acidez.
  • Disfagia.
  • Palpitaciones y taquicardias.
  • Así como, alteraciones en la voz.

Tratamiento de la Hernia de Hiato

El tratamiento recomendado para pacientes con Hernia de Hiato sería adaptado al paciente en base a su tolerancia, sintomatología y gustos/aversiones. Siguiendo las siguientes recomendaciones generales:

  • Beber agua separada de las comidas
  • Optar por lácteos y derivados en su versión desnatada
  • Consumir huevos, pescados y carnes magras
  • Tomar verduras, frutas y legumbres según tolerancia.
Sería conveniente restringir:
  • Verduras fibrosas y frutas ácidas
  • Pescados y carnes grasas
  • Encurtidos, salazones, picantes
  • Salsas , grasas, chocolate o fritos
  • Café, té o bebidas azucaradas, estimulantes y gaseosas.
Hernia de hiato | Trastornos digestivos | Causas y prevención
Imagen extraída de Freepik.

Celiaquía o Intolerancia al gluten

La celiaquía es una enfermedad autoinmune provocada por consumo de alimentos con gluten y otras proteínas de cereales. Se caracteriza por provocar una inflamación en la mucosa del intestino y atrofia en las vellosidades del intestino en individuos susceptibles a esta sustancia.

La incidencia de esta enfermedad en la población es cada vez más alta, pero existen muchos casos sin diagnosticar y que además no presentan la sintomatología habitual o incluso, puede llegar a ser asintomática. La enfermedad celíaca en su forma clásica suele cursar con síntomas intestinales como diarreas, anorexia, estreñimiento, anemia, hinchazón (más presentes en niños) y extraintestinales, debilidad muscular, vómitos, astenia, edema… (más común en adultos )

Los factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad son múltiples:

  • Gran componente genético.
  • Ambientales: introducción del gluten temprana o tardía, consumo de gluten a través de alimentos muy procesados, estrés…
  • Inmunológicos : tener otras enfermedades autoinmunes.
  • Antibióticos, tipo de parto, infecciones intestinales recurrentes.

Tratamiento para la Celiaquía

El tratamiento dietético para un paciente con celiaquía es una dieta de exclusión total del gluten, que nos va ayudar a regenerar la microbiota dañada, a mejorar la sintomatología y a evitar complicaciones posteriores.

Por ello es muy importante eliminar de la dieta por completo los alimentos que contengan esta sustancia, así como los que hayan podido tener contacto con otros alimentos con gluten (trazas) y seguir una serie de pautas adecuadas para evitar la contaminación cruzada.

Los alimentos que contienen gluten son en general aquellos procesados que no especifique expresamente “Sin gluten”:

  • Pastas, panes, harinas, bollería, galletas producto elaborado con cereales que contengan gluten en su origen.
  • Embutidos, preparados cárnicos, patés.
  • Sucedáneos de marisco y pescado.
  • Algunas salsas, bebidas y refrescos azucarados.
  • Gominolas, dulces, barritas, helados.

Los alimentos frescos y materias primas sin procesar que no sean harinas por norma general no llevarán gluten ni ningún tipo de traza como son las carnes, pescados, huevos, lácteos, legumbres, mariscos, frutas, verduras y frutos secos por tanto disponen de un amplio abanico de opciones para poder llevar una alimentación completa y variada.

Además, actualmente disponemos de múltiples versiones de alimentos con gluten en su versión apta para celíacos como son pastas, cervezas, harinas, helados, repostería…que aunque no serán la base de la alimentación, también están disponibles para su consumo en ocasiones puntuales.

Celiaquía | Trastornos digestivos | Causas y prevención
Imagen extraída de Freepik.

Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crohn

La Colitis Ulcerosa es una enfermedad intestinal inflamatoria que afecta a la mucosa del colon (último tramo del I. grueso)

La sintomatología clásica de la Colitis Ulcerosa suele ser:

  • Diarrea con heces en sangre.
  • Anemia.
  • Fatiga.
  • Deposición incompleta, cursando con brotes y período con remisión de síntomas.

Su detección precoz es muy importante para evitar complicaciones intestinales.

La Enfermedad de Crohn se trata también de una enfermedad crónica que causa inflamación en el tracto digestivo.

El principal objetivo en la dieta para enfermos de Colitis Ulcerosa y Crohn es muy similar y su objetivo es tratar la desnutrición, que pueden llegar a provocar estas enfermedades.

Dependiendo la etapa llevaremos a cabo diferentes estrategias:

En remisión de síntomas tendremos que seguir una alimentación saludable, teniendo en cuenta la tolerancia individual de cada persona a ciertos tipos de alimentos que pueden resultar irritantes.

En los brotes de la enfermedad  en los que se presenta inflamación y diarreas, náuseas y vómitos, intentaremos controlar estos síntomas a través de la alimentación. En primer lugar controlar la fibra, grasas y azúcares, consumiendo alimentos muy cocinados, asados y hervidos, evitando crudos.

Enfermedad de Crohn | Trastornos digestivos | Causas y prevención
Imagen extraída de Freepik.

Síndrome de Intestino Irritable

El Síndrome del Intestino Irritable es un trastorno crónico frecuente que afecta al intestino grueso.

Los signos y los síntomas incluyen:

  • Dolor, cólicos e hinchazón abdominal
  • Cambios en el aspecto y en la frecuencia de las deposiciones

Aunque realmente se desconoce la causa precisa del síndrome de colon irritable, se puede deber a diferentes factores. Puede aparecer después de un episodio grave de diarrea (gastroenteritis), por estrés crónico o por cambios en la microbiota intestinal

Recomendaciones nutricionales

  • Realizar comidas pequeñas y frecuentes.
  • Respetar los horarios de las mismas.
  • Evitar el estreñimiento, incrementando el contenido de fibra y líquidos.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Evitar comidas copiosas y cantidades excesivas de grasas, cafeína, lactosa, fructosa, sorbitol y alcohol.
  • Beber al menos dos litros de agua al día (sobre todo si hay diarrea) a base de agua o infusiones.

SIBO

Como su nombre indica, el SIBO (o sobrecrecimiento bacteriano) está asociado a un crecimiento excesivo de las bacterias que habitan en el intestino delgado. Esta situación puede conducir a una malabsorción de nutrientes y determinadas carencias.

Los síntomas más comunes son:

  • Pérdida de peso.
  • Hinchazón.
  • Dispepsia.
  • Diarrea.
  • Fatiga.
  • Depresión.
  • Anemia.

Las causas son muy diferentes:

  • Provocada por una gastritis crónica.
  • Alteraciones de la motilidad intestinal como estreñimiento o diarreas.
  • Consumo excesivo de alcohol, analgésicos o fármacos opioides.
  • Enfermedades que alteran la motilidad, como Parkinson, esclerosis sistémica, hipotiroidismo, cirrosis, enfermedad celíaca, obesidad mórbida y diabetes mellitus.

Recomendaciones nutricionales para el SIBO

Se recomienda seguir una dieta baja en FODMAP. Esta dieta limita aquellos alimentos que contienen fructosa, lactosa, oligosacáridos con fructosa y galactosa (fructanos y galactanos), y azúcares alcohólicos (sorbitol, manitol, xilitol, y maltitol). Una dieta baja en FODMAP  ha demostrado, a corto plazo, que reduce el dolor a y distensión abdominal.

Los alimentos que contienen FODMAP, y que por tanto deberíamos evitar, incluyen:
  • Frutas como manzanas, albaricoques, moras, cerezas, mangos, nectarinas, peras, ciruelas y sandía.
  • Fruta en su jugo y desecadas.
  • Verduras como alcachofas, espárragos, col, coliflor, ajo, lentejas, champiñones, cebollas y guisantes.
  • Leche y productos derivados de la leche, quesos frescos y yogur.
  • Productos de trigo y centeno.
  • Miel.
  • Dulces y chicles con edulcorantes como el sorbitol, manitol y xilitol.
Síndrome de intestino irritable | Trastornos digestivos | Causas y prevención
Imagen extraída de Freepik.

Síguenos en nuestras Redes Sociales y déjanos un comentario si te ha gustado este artículo sobre los principales Trastornos digestivos. Cada semana te traemos contenidos exclusivos y de calidad para que aprendas a gestionar tus hábitos de una forma saludable.

INSTAGRAM    FACEBOOK   LINKEDIN   YOUTUBE

Si quieres adelgazar en Córdoba puedes llamarnos a nuestra consulta TU DIETISTA en Córdoba al 957 45 37 55 o enviarnos un whatsapp al 654 04 34 97 o bien por email a cordoba@tudietista.es

Para adelgazar en Málaga puedes llamarnos a TU DIETISTA en Málaga al 951 38 58 81 o enviarnos un whatsapp al 635 09 86 44 o enviarnos un email a malaga@tudietista.es

 

 

 

Bibliografía

  • Nielsen OH, Jess T, Bjerrum JT, Seidelin JB. Colitis ulcerosa [Ulcerative colitis]. Ugeskr Laeger. 2013 May 13;175(20):1412-6. Danish. PMID: 23663396.
  • World Gastroenterology Organisation. Guías Mundiales de la Organización Mundial de Gastroenterología . Enfermedad intestinal inflamatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *